Warning: Use of undefined constant WOOCOMMERCE_VERSION - assumed 'WOOCOMMERCE_VERSION' (this will throw an Error in a future version of PHP) in /home/customer/www/granada.ein-provincia.es/public_html/wp-content/themes/newszone/woocommerce/lioit_woocommerce.php on line 4
«DEBERES DIFERENTES» MÁS QUE NUNCA – Colegio Inmaculada Niña
Categorias

Warning: A non-numeric value encountered in /home/customer/www/granada.ein-provincia.es/public_html/wp-content/themes/newszone/single.php on line 32

«DEBERES DIFERENTES» MÁS QUE NUNCA

Estos días, son especialmente diferentes. Todos en casa, saliendo a lo imprescindible. Somos conscientes que con este #YOmeQUEDOenCASA, estamos cuidando a los más vulnerables, y a nosotros mismos. A los preferidos del Padre.
Pensamos que no podemos dejar pasar esta oportunidad de trabajar en algo que no sea únicamente lo académico. Ahora más que nunca, quizá sea momento para seguir tomando la vida como una oportunidad, y afrontar las situaciones desde un ámbito especialmente humano y cristiano, poniendo a la persona en el centro, como siempre.

Por ello cada día iremos poniendo “algo”(una canción, un vídeo, una imagen, un texto…) y quien quiera, tendrá que ir haciendo de forma personal algo concreto que iremos diciendo. Esperemos que todo este tiempo nos sea útil, que disfrutemos de los que tenemos cerca, y que nuestra Inmaculada Niña nos ayude a tomarnos las cosas desde la sencillez del momento. #MEquedoENcasaCONdeberesDIFERENTES #YOmeQUEDOenCASA

¿Por qué todo esto? Porque en estos días duros también están ocurriendo cosas increíbles que no podemos dejar pasar y sobre las que creemos oportuno reflexionar. Un ejemplo es lo que le ocurrió a María Frasquet, profesora de biología de nuestro centro. Su pequeña historia ha llegado incluso hasta el periódico IDEAL (PINCHA AQUÍ para ver el artículo) pero no te pierdas su reflexión completa que te presentamos a continuación. Si quieres y te apetece pasar a la acción y «crear esos momentos que cambian» no te pierdas lo que ocurre en la web, Instagram  y Facebook del colegio.

Foto de perfil

María Frasquet Bullejos

HISTORIAS DESDE EL BALCÓN:

«El flautista que emocionó a tres hermanos de Granada»

Ayer, como casi todo el mundo, salimos a las 20:00h a aplaudir al personal sanitario. Estuvimos largo rato aplaudiendo. Me venían personas concretas con nombres propios que les he tenido la suerte de darles clase y hoy en día, trabajan en hospitales: Laura -ginecóloga-, Miriam -enfermera-, Marco -anestesista-, María -enfermera-… Me veníais algunos de vosotros que también queréis dedicaros a cuidar a los demás desde la rama de la medicina, de una forma u otra. Mientras aplaudía, repasaba sus caras; vuestras caras.

Justo al terminar y cerrar la ventana, el chico de enfrente, estudiante, que se ha quedado en el piso con sus compañeros, salía al balcón. Con su flauta travesera, nos hacía de nuevo abrir las ventanas, porque tocaba dos piezas improvisadas especialmente bonitas y alegres. Mis niños aplaudían como locos. Nachete, recién cumplidos los dos años, gritaba con su lengua de trapo “maaaahh, maaaaahhh”; Laurita, que cumple cinco años en esos días de #YOmeQUEDOenCASA silbaba intentando seguir un ritmo que contagiaba algo… bonito; Ana con seis años, aplaudía como loca cada vez que paraba el artista del balcón.

En el intento de meterse en casa, el artista ha dicho, la última, y ha tocado una tercera pieza, preciosa también. Cada vez más gente en los balcones. Todos de nuevo, hemos aplaudido. Ha mirado a los tres mocosos de mi ventana y ha dicho: “mañana, me preparo una para esos niños”.

Cenando con David, mi marido, comentábamos lo emocionante que ha sido. Lo bonito que cada uno ponga lo que tiene, lo mucho o lo poco. Para dar alegría, para dar esperanza, para hacer las cosas un poquito más agradables a los demás.

El chico de la flauta, sólo tiene una flauta. Pero ha conseguido poner una chispa.

Los vecinos, sólo tenemos dos manos con las que aplaudir; pero hemos conseguido que lleguen hasta los oídos de los hospitales para agradecer a los sanitarios todo lo que están haciendo.

El chico de la flauta, nuestros aplausos… son pequeños gestos, pero cambian.